Gran acto de reparación y desagravio

 corazones

El incremento de la violencia y la descomposición social en México es debido, en gran parte, a la aprobación del crimen del aborto en la Ciudad de México, lugar en que vive la Virgen de Guadalupe, aparecida en 1531 con el autor de la vida en su vientre y cuya imagen sigue viva (no impresa) sobre la tilma de San Juan Diego. Dios está ofendido por el más de un millón de bebés que han sido asesinados en el vientre materno a partir de 2007, en que se aprobó la ley del aborto.

Por todo ello, los laicos encargarán, como intención de Misa, para el día 13 de octubre (fecha en que se celebran los 100 años del milagro del sol en Fátima), la siguiente intención: "En reparación y desagravio por el crimen de los abortos realizados en la Ciudad de México".

Se recomienda que, al final de la Misa, el celebrante haga explicita la intención con la siguiente oración:

"Madre Nuestra de Guadalupe, tú que conoces todos nuestros sufrimientos y esperanzas, tú que como Madre conoces las luchas entre el bien y el mal, entre la luz y la oscuridad, que afligen al mundo moderno y a nuestra Patria, acepta nuestros clamores, en los que nosotros, movidos por el Espíritu Santo, dirigimos directamente a tu Corazón.
A partir de que tú llegaste al Valle de México, en 1531, cesaron los sacrificios humanos y comenzó a reinar el Señor de la Vida, con un nuevo sol esplendoroso y radiante.
A partir de que se aprobó la ley del aborto, en 2007, con la cual se legalizó poder dar muerte a los bebés indefensos en el vientre materno, volvieron a esas tierras la descomposición social, la violencia, la oscuridad y la decadencia moral implicando, además, una grave ofensa contra tu inmaculada y maternal presencia.
Acoge con amor el día de hoy, este humilde pero fervoroso acto de desagravio y reparación ante tan ignominiosa injuria, y vuelve tus ojos nuevamente a este pueblo de México que hoy se encuentra azotado por la violencia, la corrupción y la furia de la naturaleza.
Madre y Sierva del Señor: confiamos y nos consagramos a ti, ya que estamos plenamente preocupados por el destino terreno y eterno de cada individuo y familia de nuestra nación".

No hay que esperar al día 13 de octubre para mandar esta intención de Misa, ya desde ahora hay que estar mandando las más que se pueda.