Piden nuevo cónclave para elegir a un verdadero Papa

 images

Grupos de cardenales y obispos señalan que "Francisco" ha caído en dos graves herejías que comprometen la salvación de las almas: la comunión para los divorciados vueltos a casar, y la comunión para los protestantes casados con católicos. El origen de profesar esas herejías sería la invalidez de su elección, al haber transgredido la Constitución que regula la sucesión papal: diez cardenales complotaron para presionar a Benedicto XVI a renunciar y llevar a Jorge Mario Bergoglio al papado. Desde ese momento, dichos cardenales y el mismo Bergoglio están excomulgados y él es un antipapa. Proponen que se lleve a cabo un nuevo cónclave para elegir a un verdadero Papa

Los hechos:

LA HEREJÍA DE AMORIS LAETITIA:

2017 marzo: Treinta cardenales escriben a "Francisco", individualmente y en grupos pequeños, intentando disuadirlo de publicar su exhortación Amoris Laetitia, pues en el borrador que recibieron encontraron serios errores que atentan contra el Evangelio y la fe católica. El texto supuestamente habría sido aprobado por los obispos reunidos en el Sínodo para la Familia. En ese documento se abre la puerta para que los católicos civilmente divorciados y vueltos a casar puedan comulgar. Los cardenales le advierten a Bergoglio que ellos no aprueban eso pues contradice las enseñanzas de Jesucristo sobre el matrimonio, la eucaristía y la confesión.

2017 abril 8: "Francisco" publica su exhortación sin atender los señalamientos de los 30 cardenales.

2017 abril 25: Cuatro cardenales (Carlo Cafarra (+), Walter Brandmüller, Joachim Meisner (+) y Raymond Burke), envían a "Francisco" una carta planteándole algunas dudas "Dubia" pidiéndole clarificar la confusión sembrada por su Exhortación Amoris Laetitia: ¿El matrimonio es o no un sacramento indisoluble? ¿un católico en situación de adulterio puede comulgar? ¿está la propia conciencia por encima de los Mandamientos y el Evangelio para decidir eso?

2017 junio 19: Ante la falta de respuesta, los cardenales deciden hacer pública su carta con las Dubia.

2017 julio: El obispo de Kazajistán Athanasius Schneider explica en una entrevista con LifeSiteNews que admitir a los adúlteros activos a la santa comunión profana tres sacramentos católicos: "Una vez que se admite a los divorciados y vueltos a casar a la santa comunión sin pedirles primero vivir en continencia y no violar sus vínculos matrimoniales sacramentales –sin requerirles el arrepentimiento y una seria intención de no pecar en el futuro, es decir, dispensándolos de este requisito– estamos al mismo tiempo destruyendo, desacralizando, tres sacramentos que Cristo nos dio: el sacramento de la penitencia, el sacramento de la Eucaristía, y el sacramento del matrimonio".

2017 agosto 11: Una carta de veinticinco páginas, firmada por 40 clérigos católicos y académicos laicos, es enviada a "Francisco" con el título Corrección Filial con respecto a la Propagación de Herejías (Correctio Filialis de Haeresibus Propagatis), pidiéndole se retracte de la herejía, en vista de que Bergoglio seguía sin dar respuesta alguna a las Dubia planteada por los cardenales.

2017 septiembre 24: Se publica la Corrección Filial, la cual lleva para ese entonces la firma de 62 clérigos y académicos de 24 países. La carta afirma que el Papa, a través de su exhortación Amoris laetitia, como también por otras palabras, actos y omisiones, ha sostenido siete posturas heréticas en referencia al matrimonio, la vida moral y la recepción de los sacramentos, provocando que estas opiniones heréticas se propaguen en la Iglesia Católica. Esas siete herejías son expresadas por los firmantes en latín, la lengua oficial de la Iglesia.

Esa carta de corrección tiene tres partes principales. En la primera parte, los firmantes explican por qué, como creyentes católicos y practicantes, tienen el derecho y el deber de emitir dicha corrección al "Papa".

La segunda parte de la carta es la fundamental, puesto que contiene la "Corrección" propiamente tal. Enumera los pasajes de Amoris laetitia en los que se insinúan o alientan posturas heréticas, y luego menciona las palabras, actos y omisiones de "Francisco" que evidencian, más allá de cualquier duda razonable, que él desea que los católicos interpreten esos pasajes de una manera que es, de hecho, herética. En particular, "Francisco", de manera directa o indirecta, ha apoyado la creencia de que la obediencia a la Ley de Dios puede ser imposible o indeseable, y que la Iglesia debiera, a veces, aceptar el adulterio como un comportamiento compatible con la vida de un católico practicante.

La última parte, llamada "Dilucidación", discute dos causas de esta singular crisis. Una de ellas es el 'modernismo'. Teológicamente hablando, el modernismo es la creencia de que Dios no le ha entregado verdades definitivas a la Iglesia sino sólo experiencias sobre las cuales los seres humanos pueden reflexionar, pero esas declaraciones, contenidas el las Escrituras, son sólo provisionales, nunca dogmas inamovibles. El modernismo fue condenado por el Papa San Pío X al comienzo del siglo XX declarando que es "la cloaca de todas las herejías", pero ha seducido hoy la mente de muchos clérigos. La gran confusión creada por el modernismo lleva a los firmantes a describir el verdadero significado de "fe", "herejía", "revelación" y "magisterio".

Una segunda causa de la crisis es la aparente influencia de las ideas de Martín Lutero en "Francisco". La carta muestra cómo Lutero, fundador del protestantismo, tenía ideas sobre el matrimonio, el divorcio, el perdón y la ley divina que se corresponden con las que Bergoglio ha promovido mediante sus palabras, actos y omisiones. También destaca el elogio explícito y sin precedentes que " Francisco" ha dedicado al heresiarca alemán.

2018 enero: Tres obispos de Kazajistán (Peta, Lenga, Schneider) publican un compendio de las "Verdades Inmutables" de la fe católica, una clara refutación a los argumentos sofísticos de Bergoglio contenidos en Amoris Laetitia, la cual abre la puerta a la comunión de los divorciados vueltos a casar. Es la misma refutación, pero ampliada, que hicieron los 4 cardenales de las Dubia dirigidas a "Francisco".

2018 febrero: Se suman más obispos. Monseñor Elmar Fischer obispo emérito de Feldkirch (Austria) se adhiere a lo que empezó a conocerse como la Profesión de Verdades Inmutables. Ese mismo mes de febrero, el obispo Marian Eleganti, auxiliar de Coira (Chur), Suiza, sumó su nombre a la "Profesión de las Verdades Inmutables" respecto del matrimonio sacramental, llevando el número de obispos firmantes a nueve (incluyendo al Cardenal Janis Pujats, Arzobispo Metropolitano de Riga, Letonia).

A finales de febrero se habían sumado ya 28 altos prelados a la Corrección Filial y a la Profesión de Verdades Inmutables, elevando el número a 32, entre ellos 15 cardenales:
1. Walter Card. Brandmüller, Presidente emérito del Comité Pontificio de Ciencias Históricas.
2. Raymond Leo Card. Burke, ex Prefecto del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica y Patrón de la ex Soberana Orden de Malta.
3. Carlo Card. Caffarra, Arzobispo emérito de Bolonia (Italia)
4. Joachim Card. Meisner, Arzobispo emérito de Colonia (Alemania).
5. Robert Card. Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.
6. Paul Josef Card. Cordes, Presidente emérito del Pontificio Consejo "Cor Unum".
7. George Card. Pell, Prefecto de la Secretaría de Economía de la Santa Sede.
8. Wilfrid Fox Card. Napier, Arzobispo de Durban (Sudáfrica).
9. Gerhard Ludwig Card. Müller, ex Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.
10. Renato Raffaele Card. Martino, Cardenal Protodiácono, Presidente emérito del Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz, Presidente emérito del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes y ex Observador Permanente de la Santa Sede en las Naciones Unidas.
11. Camilo Card. Ruini, Vicario General emérito de Su Santidad para la diócesis de Roma, Arcipreste emérito de la Basílica Papal de Letrán, Gran Canciller emérito de la Pontificia Universidad Lateranense y Presidente emérito de "Peregrinatio ad Petri Sedem".
12. Francis Card. Arinze Prefecto emérito de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.
13. Joseph Card. Zen Ze-kiun S.D.B., Arzobispo emérito de Hong Kong
14. Mons. Charles Joseph Chaput, O.F.M. Cap., Arzobispo Metropolitano de Filadelfia (EE.UU.).
15. Mons. Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata (Argentina).
16. Mons. Tomash Peta, Arzobispo Metropolitano de la Archidiócesis de Santa María en Astaná (Kazajistán).
17. Mons. Jan Pawel Lenga, Arzobispo emérito de Karagandasu (Kazajistán).
18. Mons. William E. Lori, Arzobispo de Baltimore, Maryland (EE.UU.).
19. Mons. Fernando Arêas Rifan, Obispo de la Administración Apostólica Personal de San Juan María Vianney (Brasil).
20. Mons. Steven Lopes, Obispo del Ordinariato Personal de la Cátedra de San Pedro (EE.UU.).
21. Mons. Jan Wątroba, Obispo de Rzeszów y Presidente del Consejo para la Familia de la Conferencia Episcopal Polaca (Polonia).
22. Mons. Ratko Peric, Obispo de Mostar-Duvno (Bosnia y Herzegovina).
23. Mons. Vitus Huonder, Obispo de Coira -Chur- (Suiza).
24. Mons. Antonio C. Rossi, Obispo de Frederico Westphalen (Brasil).
25. Mons. David Kagan, Obispo de Bismarck, Dakota del Norte (EE.UU.).
26. Mons. Jósef Wróbel, Obispo titular de Suas y auxiliar de Lublin (Polonia).
27. Mons. Athanasius Schneider, Obispo titular de Celerina y auxiliar de María Santísima en Astaná (Kazajistán).
28. Mons. Andreas Laun, Obispo auxiliar de Salzburgo, miembro de los Oblatos de San Francisco de Sales y Profesor de Teología Moral en la Facultad de Filosofía y Teología de Heiligenkreuz (Austria).

2018 marzo 21: El prefecto del Secretariado Vaticano para las Comunicaciones, monseñor Dario Edoardo Viganò, tiene que renunciar por el escándalo de haber ocultado el último párrafo de una carta en la que el Su Santidad Benedicto XVI le dice que no va a prologar, como se lo pidió, una serie de 11 panfletos sobre la teología de "Francisco". El motivo es que en esos panfletos se cita al teólogo modernista alemán Peter Hünermann, quien siempre fue adverso a las enseñanzas católicas durante el papado de Benedicto XVI y el de Juan Pablo II.

El contenido faltante de la carta alteró sustantivamente el significado de las citas que Viganò decidió destacar, las cuales fueron reproducidas ampliamente en la prensa. Esas citas parecían indicar que Benedicto XVI había leído los libros y que les daba su respaldo. La manipulación de la foto es muy grave porque los medios acreditados dependen de El Vaticano para obtener imágenes del Papa o de eventos que son a puerta cerrada para la prensa independiente.

Esta es la parte que Viganò intencionalmente mutiló:
"Sólo al pasar quiero mostrar mi sorpresa por el hecho que entre los autores figure también el profesor Hünermann, quien durante mi pontificado se ha puesto en evidencia por haber encabezado iniciativas anti-papales. Él participó en forma relevante en el lanzamiento de la "Kölner Erklärung" [Declaración de Colonia], que en relación a la Encíclica "Veritatis Splendor" atacó en forma virulenta la autoridad magisterial del Papa, especialmente en cuestiones de teología moral. También la "Europäische Theologengesellschaft" [Sociedad Alemana de Teólogos] que él fundó, fue inicialmente pensada por él como una organización en oposición al magisterio papal. Posteriormente, el sentir eclesial de muchos teólogos impidió esta orientación, convirtiendo a esa organización en un instrumento normal de encuentro entre teólogos.
Estoy seguro de que usted comprenderá mi negativa y lo saludo cordialmente.
Suyo,
Benedicto XVI"

 

 Foto de la carta completa:

 

carta-benedicto

 

2018 marzo 29: El periódico La Repubblica publica una entrevista, hecha por su director Eugenio Scalfari, a Bergoglio en la que, por tercera vez, "Francisco" le revela su convicción de que el infierno no existe y que las almas pecaminosas se desintegran después de morir.

Un grupo de cardenales, amenaza a Bergoglio con promover su destitución si no se retracta inmediatamente de las afirmaciones públicas vertidas por La Repubblica. 

"Francisco" llama a monseñor Giovanni Angelo Becciu, sustituto de la Secretaría de Estado para pedirle su consejo. Becciu le dijo a Bergoglio que se retractara lo antes posible de la entrevista. El día 30, El Vaticano emitió un comunicado oficial presentando la no validez de la entrevista, pero nunca publicó las palabras reales de la entrevista que efectivamente se llevó a cabo.

2018 abril: El obispo René Henry Gracida, emérito de Corpus Christi, Texas, suscribe públicamente la "Profesión de Verdades Inmutables" (en septiembre de 2017 había firmado también la Corrección Filial de 62 académicos y prelados católicos).

 

LA HEREJÍA DE INTERCOMUNION

2018 febrero 20: La conferencia episcopal alemana aprueba con mayoría un "manual pastoral" de instrucciones que establecen cuándo, cómo y por qué permitir la comunión de los protestantes casados con católicos, lo cual está prohibido por el Derecho Canónico. Aún sin haber sido publicado, el cardenal Reinhard Marx, presidente de la conferencia episcopal, se apresuró a dar a conocer sus contenidos fundamentales. Trece obispos votaron en contra de ese manual.

2018 marzo 22: Siete de los trece obispos, entre ellos el cardenal de Colonia, Rainer Woelki, remiten al prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe una carta rechazando la intercomunión y pidiendo una aclaración.

Edward Pentin, en el National Catholic Register, dio a conocer que Su Santidad Benedicto XVI estuvo detrás de la carta de los siete obispos que rechazaron la intercomunión.

2018 abril: "Francisco" pide a los obispos alemanes ponerse de acuerdo. No importa lo que decidan, lo importante es que haya unanimidad entre ellos. Y le pide a monseñor Luis Ladaria, jesuita, encargado de la Congregación para la Doctrina de la Fe, citar a los obispos alemanes opositores a una reunión para tratar la intercomunión.

2018 mayo 3: Se tiene, en El Vaticano, un encuentro entre los siete obispos alemanes (incluido el presidente de la Conferencia Episcopal Alemana), con cuatro miembros de la Congregación para la Doctrina de la Fe, del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y del Consejo Pontificio para los Textos Legislativos. La reunión duró tres horas y media. Al final, no se llegó a ningún acuerdo.

2018 mayo 5: El cardenal holandés Willem Eijk, arzobispo de Utrecht, en una carta abierta instó al "Francisco" a proporcionar claridad, explicando que tanto el Catecismo de la Iglesia Católica como el Derecho Canónico no permiten la intercomunión con los protestantes.

2018 mayo 10: "Francisco invita al joven Juan Carlos Cruz, laico chileno quien supuestamente fue abusado por un sacerdote, a pasar una semana en la residencia donde vive Bergoglio, Palacio de Santa Marta. Durante esa semana tuvieron varios encuentros.

2018 mayo 19: El periódico El País entrevista a Juan Carlos Cruz y le pregunta si entre las conversaciones con Bergoglio hablaron sobre su homosexualidad. Cruz refiere las palabras de Francisco: "que tú seas gay, no importa, Dios te hizo así". El Vaticano nunca negó esa conversación.

Dicha declaración es muy grave, pues constituye a Dios como causa del pecado de sodomía, el cual es contradictoriamente condenado por las Escrituras. En el Génesis –recordado por Jesucristo en el Evangelio- se dice que Dios: "hombre y mujer los creó" (Gen 1, 27). Y San Pablo dice: "Ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales entrarán al Reino de los Cielos (1 Cor 6, 9). Y añade: "Del mismo modo también los hombres, dejando la relación natural con la mujer, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío" (Rm 1, 27). El 3 de febrero anterior, el cardenal Reinhard Marx, cabeza de los alemanes modernistas, había propuesto públicamente que los sacerdotes deberían de realizar ceremonias de bendición a las parejas homosexuales en la Iglesia, lo cual revela que la postura de Bergoglio ha permeado ya en ciertos sectores de la Iglesia.

2018 mayo 24: El arzobispo de Otawa, Terrence Prendergast, declaró «Es desconcertante que Francisco les haya dicho a los obispos alemanes que lo que determinen es aceptable mientras todos estén de acuerdo».

2018 mayo 24: Monseñor Charles Chaput, arzobispo metropolitano de Filadelfia y miembro del Consejo Pontificio para los Laicos, publica en la revista ecuménica First Things, su rechazo a la intercomunión: "Lo que pasa en Alemania no se queda en Alemania, la historia nos lo enseña".

Al día siguiente lo publica Sandro Magister en español:
La esencia de la propuesta alemana sobre la intercomunión es compartir la Sagrada Comunión incluso cuando no hay una verdadera unidad eclesial. Esto golpea el corazón mismo del sacramento de la Eucaristía, porque por su verdadera naturaleza la Eucaristía es el cuerpo de Cristo.
Quién puede recibir la Eucaristía, cuándo y por qué, no son sólo preguntas alemanas. Si, como ha dicho el Vaticano II, la Eucaristía es fuente y culmen de nuestra vida como cristianos y el sello de nuestra unidad católica, entonces las respuestas a estas preguntas tienen implicaciones para toda la Iglesia. Nos afectan a todos. Y, a la luz de todo esto, ofrezco estos puntos de reflexión y discusión, hablando sencillamente como uno de los muchos obispos diocesanos:
1. Si la Eucaristía es verdaderamente el signo y el instrumento de la unidad eclesial, entonces, si cambiamos las condiciones de la comunión, ¿no estamos redefiniendo de hecho quién y qué es la Iglesia?
2. Intencionadamente o no, la propuesta alemana, de manera inevitable, hará precisamente esto. Es la primera fase de la apertura de la comunión a todos los protestantes, o a todos los bautizados, dado que el matrimonio, al final, no es la única razón para admitir a la comunión a los no católicos.
3. La comunión presupone una fe y un credo común, incluyendo la fe sobrenatural en la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía, junto con los siete sacramentos reconocidos por la tradición perenne de la Iglesia católica. Al renegociar este hecho, la propuesta alemana adopta una noción protestante de identidad eclesial. El simple bautismo y la fe en Cristo parecen ser suficientes, y no la creencia en el misterio de la fe tal como es comprendido por la tradición católica y los concilios. ¿Necesitará el cónyuge protestante creer en el sacramento del orden tal como lo entiende la Iglesia católica, para la que está lógicamente relacionado con la fe en la consagración del pan y el vino como cuerpo y sangre de Cristo? ¿O están sugiriendo los obispos alemanes que el sacramento del orden podría no depender de la sucesión apostólica? En tal caso, estaríamos enfrentándonos a un error aún más grave.
4. La propuesta alemana rompe el vínculo vital entre comunión y confesión sacramental. Presumiblemente, esa no implica que los cónyuges protestantes deben confesar los pecados graves como preludio a la comunión. Pero esto se contradice con la práctica perenne y la enseñanza dogmática explícita de la Iglesia católica, del Concilio de Trento y del actual Catecismo de la Iglesia Católica, como también del magisterio ordinario. Implica, en sus efectos, una protestantización de la teología católica de los sacramentos.
5. Si la enseñanza de la Iglesia puede ser ignorada o renegociada, incluso una enseñanza que ha recibido una definición conciliar (como en este caso, en Trento), ¿entonces todos los concilios pueden ser históricamente relativizados y renegociados? Muchos protestantes progresistas modernos cuestionan, o rechazan, o simplemente ignoran como bagaje histórico la enseñanza sobre la divinidad de Cristo del concilio de Nicea. ¿Se exigirá a los cónyuges protestantes que crean en la divinidad de Cristo? Si es necesario que crean en la presencia real de Cristo en el sacramento, ¿por qué no deberían compartir la fe católica en el sacramento del orden o en el sacramento de la confesión? Y si creen en todas estas cosas, ¿por qué no se les invita a ser católicos como manera de entrar en una comunión plena y visible?
6. Si los protestantes son invitados a la comunión católica, los católicos ¿seguirán estando excluidos de la comunión protestante? Si es así, ¿por qué deberían ser excluidos? Si no lo están, ¿no implica esto que la visión católica acerca del sacramento del orden y la consagración eucarística válida es de hecho falsa y, si es falsa, que las creencias protestantes son verdaderas? Si la intercomunión no supone una equivalencia entre las concepciones católica y protestante de la Eucaristía, entonces la práctica de la intercomunión aleja a los fieles de la recta vía. ¿No es esto un caso de manual de «causar escándalo»? ¿Y no lo verán muchos como una forma educada de engañar o de esconder enseñanzas difíciles, en el contexto de la discusión ecuménica? La unidad no se puede construir sobre un proceso que, sistemáticamente, oculta la verdad de nuestras diferencias.
La esencia de la propuesta alemana sobre la intercomunión es compartir la Sagrada Comunión incluso cuando no hay una verdadera unidad eclesial. Esto golpea el corazón mismo del sacramento de la Eucaristía, porque por su verdadera naturaleza la Eucaristía es el cuerpo de Cristo. Y el «cuerpo de Cristo» es tanto la presencia real y sustancial de Cristo en las especies del pan y el vino, como también la propia Iglesia, la comunión de los creyentes unidos a Cristo, su cabeza. Recibir la Eucaristía significa anunciar de manera solemne y pública, ante Dios y en la Iglesia, que estamos en comunión con Jesús y con la comunidad visible que celebra la Eucaristía.
Mons. Charles J. Chaput

2018 mayo 25: Monseñor Charles Chaput concede otra entrevista, a LifeSiteNews, en la que vuelve a hacer un recuento del caso alemán sobre la intercomunión y la califica como una "grave ofensa a Dios".

 2018 mayo 27: Infocatolica publica en español una entrevista del cardenal Francis Arinze concedida a Catholic News Service en la que declara "La comunión no se puede compartir con los no católicos, como la cerveza o el pastel".

2018 junio 3: Se da a conocer una carta enviada por monseñor Luis Ladaria al cardenal Reinhard Marx el 25 de mayo, en la que le dice que "Francisco" considera que el texto de los obispos alemanes aún no está maduro.

 

UN NUEVO CONCLAVE

2018 abril 7: Se tiene en Roma un Simposio en el que se analiza la situación de herejía en que ha caído "Francisco", así como los hechos que llevan a concluir que su elección fue ilegítima, al haber sido transgredida la constitución que rige la sucesión papal. 18 obispos, entre ellos el obispo de Kazajistán Athanasius Schneider, proponen un nuevo cónclave en el que se elija a un verdadero Papa. La declaración es publicada en el blog del obispo René Henry Gracida "Abyssus Abyssum Invocat".

La parte central de la declaración fue publicada en español por el sitio "Amor a la Verdad":

"Entonces, ¿qué pasaría si un grupo de cardenales que indudablemente no participaron en actos de desobediencia contra la Universi Dominici Gregis se encontraran, consultaran y declararan que de acuerdo con la Universi Dominici Gregis , monseñor Bergoglio ciertamente no es un legítimo Romano Pontífice? En tal caso, cualquier acción a tomar, incluida la inicial investigación de invalidez, se dejaría a los miembros válidos del colegio de cardenales. Podrían declarar vacante la Cátedra de Pedro y proceder a un nuevo cónclave ajustado a derecho. Podrían reunirse con Su Santidad, Benedicto XVI, y discernir si su renuncia, y consiguiente retiro, se hizo bajo coacción, o se basó en algún error o fraude, o no se hizo de una manera legalmente efectiva, todo lo cual podría invalidar esa renuncia. Dada la actitud de Su Santidad, Benedicto XVI, y el tenor de sus pocas declaraciones públicas desde su renuncia a la Cátedra de Pedro, este reconocimiento de validez por parte de Benedicto XVI parece improbable.

De hecho, incluso antes de que un grupo de cardenales legítimos y auténticos pueda decidir sobre la validez del supuesto cónclave de marzo de 2013, debe proceder a lo que puede ser un discernimiento aún más complicado y decidir qué hombres son probablemente cardenales no válidos. Si alguien ha sido nombrado cardenal por el supuesto Papa que, de hecho, no es Papa (sino simplemente Monseñor Bergoglio), en realidad no es verdadero miembro del Colegio de Cardenales. Además, los cardenales nombrados por el Papa Juan Pablo II o por el Papa Benedicto XVI , pero que fueron excomulgados latae sententiae debido a actos ilegales o mala conducta causante de la invalidación del último cónclave, tampoco tendrían derecho a voto en el Colegio de Cardenales. Los miembros válidos del Colegio de Cardenales podrían ser bastante menos que los que figuran en la actual lista oficial de supuestos cardenales del Vaticano.

En cualquier caso, el problema supera el nivel de cualquier persona en la Santa Madre Iglesia por debajo del rango de Cardenal. Entonces, debemos orar para que la Divina Voluntad de la Santísima Trinidad, por intercesión de Nuestra Señora, Mediadora de Todas las Gracias y de San Miguel, Príncipe Misericordioso, hagan desaparecer muy pronto la confusión existente ahora en la Santa Madre Iglesia por medio de la acción de aquellos Cardenales válidos que todavía forman el auténtico Colegio de Electores. Solo ciertamente los Cardenales válidos pueden abordar las evidencias abiertas y notorias que apuntan a la probable invalidez del último supuesto cónclave y sólo estos cardenales pueden responder definitivamente a las preguntas planteadas aquí. Que los buenos cardenales se unan para reconocer que existe un Interregno en curso, aunque inactivo, y que le den fin, activando un gobierno en este Interregno de la Santa Sede que inicie de nuevo un proceso para reunir un verdadero Cónclave, que sea intachablemente piadoso, privado, sacramental, secreto y profundamente espiritual. Si no tenemos un verdadero Pontífice, entonces los buenos cardenales, haciendo su trabajo designado "en vista de lo sagrado del acto de elección" y "respondiendo a las mociones interiores del Espíritu Santo" den a la Santa Madre Iglesia un verdadero Vicario de Cristo, Sucesor de San Pedro".

Cuando al arzobispo Henry Gracida se le ha preguntado si espera comentarios a su llamado ha dicho que no espera comentarios, sino que un grupo da cardenales consideren su apelación y, sin decir nada públicamente, se comiencen a organizar para llevar a cabo el desconocimiento de Francisco y el cónclave especial solo con cardenales válidos y fieles.

2018 abril 22: un grupo de 250 sacerdotes de todo el mundo publican en 7 idiomas el documento "Una Apelación Pastoral para una Reafirmación Apostólica del Evangelio", en el cual encarecen a sus obispos a abandonar su silencio y pronunciarse a favor de la fe. El documento se subió a internet para la firma de otros sacerdotes que deseen irse sumando.

 

CARDENALES EXCOMULGADOS

La declaración de Roma, del 7 de abril, en la que se habla de la invalidez del papado de "Francisco", se refiere al hecho de que un grupo de cardenales complotó para presionar a Benedicto XVI a renunciar y abrir el camino a Bergoglio a la silla de Pedro.

2015 septiembre: La última semana de ese mes, el cardenal Godfried Danneels presentó en Bruselas su biografía, y reconoció en ella la existencia de un grupo de cardenales que se confabularon para controlar la sucesión de Juan Pablo II e impedir que llegara a la Silla de Pedro el cardenal Joseph Ratzinger, entonces prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y, si llegaba, obligarlo a renunciar.

En la presentación del libro, Danneels reveló que formó parte de un "club mafia" (con los cardenales Kasper, Silvestrini, Van Luyn, Martini, Murphy-O´Connor, Lehmann, da Cruz, Husar y Hume) que obligaron a renunciar a Benedicto XVI para lograr que Jorge Mario Bergoglio llegara al papado.

Cabe resaltar que esa "mafia", conocidos entre sí como el "Grupo de Saint Gall", por la abadía suiza en que se celebraban esas reuniones, se auto excomulgó de la Iglesia, pues la constitución apostólica Universi Dominici Gregis, promulgada por Juan Pablo II, prohíbe las maquinaciones y acuerdos entre cardenales para influir en la elección de un Papa.

2018 abril 24: Monseñor Antonio Livi, decano de la Pontificia Universidad Lateranense, corrobora que efectivamente, ese grupo de cardenales se reunieron allí durante diez años, y menciona que los cardenales Martini, Kasper, Marx y Danneels, habían ya decidido desde antes de la renuncia de Benedicto XVI, que el próximo Papa debía ser Jorge Mario Bergoglio.

El artículo 79 dice así: "Confirmando también las prescripciones de mis Predecesores, prohíbo a quien sea, aunque tenga la dignidad de Cardenal, mientras viva el Pontífice, y sin haberlo consultado, hacer pactos sobre la elección de su Sucesor, prometer votos o tomar decisiones a este respecto en reuniones privadas".

Y en el artículo 81 se establece que esos compromisos se castigan con la excomunión latae sententiae (es decir, automática, sin necesidad de declaración por parte de nadie, ipso facto y eo ipso).

La información que revela el cardenal Danneels unos días antes del Sínodo, coincide con la publicada por Austen Ivereigh, en su libro "El Gran Reformador" en el que revela como, durante el cónclave de 2013, cuatro cardenales del grupo mafioso de Saint Gall (Kasper, Lehman, Danneels y Murphy-O´Connor) se asociaron para orquestar ilícitamente una campaña a favor de la elección de Bergoglio, después de que éste último aceptó ser el beneficiario de esa confabulación.

Las conclusiones a las que llevan las declaraciones del cardenal Danneels en la presentación de su biografía se imponen:
1- Un grupo de ocho cardenales (uno de ellos "Papa") están hoy día excomulgados de la Iglesia: Bergoglio, Danneels, Kasper, Silvestrini, Van Luyn, Husar, Lehmann y O' Connor. Tres han muerto ya sin que conste se les haya levantado la excomunión: Hume, da Cruz y Martini.
2- La renuncia de Benedicto XVI fue inválida, al haber sido resultado de una presión moral, de un complot en su contra por el cual lo obligaron a dimitir. El sucesor fue electo inválidamente mediante un cabildeo prohibido expresamente por la Constitución que rige la sucesión.
Aunque ya habían elementos que demostraban la existencia de ese complot, es la primera vez que uno de sus autores intelectuales lo acepta abierta y públicamente. A confesión de parte, relevo de pruebas, suelen decir los canonistas.

 

Piden nuevo cónclave para elegir a un verdadero Papa: