¿Cuándo sucederá el retorno glorioso de Jesucristo? Featured

Jesús dijo a sus discípulos que, acerca de su regreso en gloria y majestad para reinar en el mundo, “nadie puede decir ni el día ni la hora, ni los ángeles del cielo ni el Hijo, sino solo el Padre” (Mt 24,36). Pero sí podemos afirmar en qué año y mes sucederá, dado que el mismo Jesús ofreció a sus discípulos las claves para saberlo.

En el mismo discurso escatológico, en el Monte de los Olivos, Cristo les indicó dos signos muy claros: “De la higuera aprended la parábola: cuando ya su rama está tierna y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas”. Y les añade: “En verdad os digo que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca” (Mt, 24, 32-34).

El dato de la higuera, normalmente es considerado como una metáfora de alertamiento para permanecer en vela, y de hecho lo es. Pero, teniendo en cuenta que en la hermenéutica siempre debe prevalecer el sentido literal sobre el simbólico, y sabiendo que a lo largo del Antiguo Testamento los profetras se referían a Israel como la higuera, Cristo les está diciendo que el renacimiento de Israel sería el signo principal que anticipa su Parusía.

Ese reverdecer, sucedió el 14 de mayo de 1948 cuando, después de casi veinte siglos de diáspora, Dios volvió a congregar a su pueblo en la tierra prometida, Palestina, antiguo Canán. En esa fecha se cumplieron más de sesenta profecías del Antiguo Testamento, entre ellas la de Ezequiel: “He aquí que volveré a congregar a mi pueblo Israel de las naciones a donde lo dispersé, y lo volveré a reunir y traer a su tierra” (Ez 37, 21).

El 14 de mayo de 1948 se cumplió también lo predicho por Isaías, en el sentido de que una nación nacería en un solo día: “¿Quién oyó cosa semejante? ¿quién vio tal cosa? Pues en un solo día súbitamente nacerá una nación. Antes de que se produzcan los dolores de parto” (Is 66,8). No es normal que una nación nazca en un solo día, siempre se lleva una larga historia hasta que es constituida como tal.

Después, Jesús añade el segundo elemento: “No pasará esta generación hasta que todo esto acontezca”. ¿A qué generación se refiere? Evidentemente no a la generación de los discípulos, pues ellos murieron al poco tiempo y el retorno de Cristo no sucedió. Jesús se refería justamente a la generación en que renacería la higuera, la de 1948.

Ahora bien, si volvemos al Antiguo Testamento y buscamos en los profetas y libros de la sabiduría cuánto considera la Biblia una generación, encontramos que los judíos la pensaban entre 70 y 80 años, siendo que normalmente los más fuertes llegaban hasta esa edad: “Los días de nuestra edad son 70 años; y en los más robustos hasta 80 años” (Salmo 90, 19).

Es decir, Jesús les revelaba a los apóstoles que su retorno glorioso sucedería 70 años después del renacimiento de Israel o, a lo más, 80 años después.

Si sumamos 80 años al año de la fundación de Israel, que es el tiempo más amplio, nos da el año 2028 (1948 + 80). En ese año ocurrirá la Parusía. ¿Por qué no antes? Porque las Escrituras nos dicen que, previo al Retorno de Cristo, habrá un periodo de siete años, la Gran Tribulación, que coincide con el gobierno mundial del anticristo: 7 shabuas (Dn 9, 27); 84 meses (Apoc 11, 2; 13, 5). Por el día en que hoy vivimos, no cabe más posibilidad que situar los 7 años de la Gran Tribulación del 2021 al 2028.

Queda por dilucidar en qué mes de ese año acontecerá la Parusía.

Para ello, es preciso resaltar que de las siete fiestas judías establecidas por Moisés, cuatro de ellas, las cuatro que se celebran en la primavera, ya han sido sublimadas por Jesucristo: 13 de Nisán (abril) (Pesach), que fue sublimada con la Pascua de Jesús en la Última Cena; 14 de Nisán, panes ácimos (Matzot), que fue sublimada por Jesús con su sepultura el Viernes Santo; 15 de Nisán, los primeros frutos (Bikkurim) que fue sublimada por Cristo el Domingo de su Resurrección; y la fiesta de la cosecha (Shavuot), cincuenta días después de Bikkurim, que fue sublimada con la venida del Espiritu Santo, Pentecostés.

Faltan por sublimar y darle su pleno sentido salvífico las tres fiestas celebradas en el otoño: 1 de Tishri (octubre), fiesta de las trompetas (Rosh Hashana), que será sublimada con el Rapto de la Iglesia; 10 de Tishri, (octubre) fiesta de la expiación (Yom Kippur) que será sublimada con el Gran Día de la Ira del Señor (segunda mitad de la Gran Tribulación); y 15-22 de Tishri (octubre), fiesta de los Tabernáculos (Sukkot), que será sublimada precisamente con la Parusía.

Es por todo ello que, si bien nadie puede decir ni el día ni la hora, Cristo nos reveló claramente en qué mes y año volverá: octubre de 2028.

Adicionalmente, Jesús reafirma a los discípulos en qué momento histórico acontecerá: al final de la Gran Tribulación. Dice el Evangelio “después de la tribulación de aquellos días verán al Hijo del hombre viniendo sobre las nubes del cielo con gran poder y gloria” (Mt 24, 29-30).

Y es San Juan quien nos revela en qué lugar sucederá: en el Valle de Armaguedón, al norte de Israel (Ap 16, 14-16) cuando Jesucristo descienda para derrotar al anticristo con el soplo de su aliento y defender a Israel de la destrucción que el falso mesías pretenderá infligir a Israel.

Por lo tanto, si en el 2028 ocurrirá el retorno glorioso de Cristo, es invariablemente seguro que en el 2021 vendrán, de forma muy rápida y en cascada: el Gran Aviso de Dios, el Gran Milagro, la Tercera Guerra Mundial y la manifestación pública del anticristo, quien se posisionará para firmar el falso acuerdo de paz que pondrá fin a la guerra. Quien firme el acuerdo de paz, ese es el anticristo, y ese día comienzan los siete años de su gobierno mundial inicuo. De esta forma, el anticristo tratará de remedar la llegada del verdadero Mesías siete años antes de que ésta realmente acontezca.

El triunfo del Rey está a la puerta. Ha llegado el momento de arrebatar el premio que Él ya ganó con los méritos de su pasión y muerte. Nos ha tocado vivir en los Nuevos Tiempos de su retorno, en la Primavera de la Iglesia, en la Nueva Evangelización que nace de la renovada efusión del Espíritu Santo. Seremos testigos de su retorno glorioso, cuando “se le dará el poder, la gloria y el reino, y todos los pueblos, lenguas y naciones le servirán” (Dn 7, 14). Es preciso proclamarlo con pasión, gozo y certeza iluminadora. Alegrémonos en medio de todo lo que sucederá en este 2021, pues muy pronto vendrá Jesús a instaurar su reino de paz, de santidad, justicia y amor verdaderos. La mejor preparación, la única, es la del corazón, viviendo día a día con la confianza puesta en el Señor.

Rate this item
(43 votes)
Last modified on Lunes, 04 Enero 2021 18:31
José Alberto Villasana Munguía

José Alberto Villasana Munguía es escritor y analista de escenarios políticos, económicos y religiosos internacionales.

Estudió Teología (Universidad Gregoriana de Roma), Filosofía (Universidad Angelicum de Roma), Humanidades Clásicas (Centro de Estudios Superiores de Salamanca, España) y Comunicación Internacional (ITAM, México), especializándose en Escatología desde 1995.

Es Consejero Académico del Instituto Internacional de Derechos Humanos.

Es miembro directivo del Club de Periodistas de México.

Es Presidente de la asociación civil Vida para Nacer.

Ha recibido en tres ocasiones el Premio Nacional de Periodismo en categorías de Investigación de Fondo.